domingo, 1 de febrero de 2009

Agentes de Guantánamo "torturaron"

.
Derechos Humanos – Internacionales – Noticias.
.
Fuente: http://www.bbcmundo.com/

Agentes estadounidenses torturaron en la prisión de Guantánamo a un ciudadano saudí que supuestamente iba a participar en los atentados del 11 de septiembre de 2001, según aseguró una alta funcionaria del gobierno de Estados Unidos.

En una entrevista con el diario The Washington Post, Susan Crawford, responsable de formalizar los juicios militares de los detenidos en Guantánamo, explicó que Mohammed al Qatani "fue dejado en una condición que amenazaba su vida" tras ser interrogado.

Según la funcionaria, los interrogatorios a los que Qatani fue sometido incluyeron la exposición prolongada al frío, el aislamiento y la privación de sueño.

Sin embargo, el portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, dijo al diario washingtoniano que las revisiones de la agencia sobre el interrogatorio a Qatani concluyeron que los métodos de interrogación en Guantánamo, incluyendo las "técnicas especiales" usadas en el 2002 contra él, fueron legales en su momento.

El ciudadano saudí permanece detenido en Guantánamo, pese a que se han retirado todos los cargos que pesaban contra él.

Qatani se había enfrentado a los cargos de conspiración, terrorismo y crímenes de guerra.

Tortura

Pese a que las autoridades estadounidenses no dieron una razón para la paralización del proceso contra Qatani en mayo de 2008, según Crawford la decisión se tomó por los métodos utilizados por los agentes que le interrogaron.

"El trato que recibió coincide con el término legal de tortura. Y ese es el motivo por el que no remití el caso", explicó la funcionaria al The Washington Post.

Crawford, quien fue nombrada en su cargo en febrero de 2007, explicó que el ciudadano saudí fue interrogado de 18 a 20 horas al día de manera ininterrumpida durante ocho semanas.

"Las técnicas que utilizaron estaban autorizadas, pero la manera en la que las aplicaron fue excesivamente agresiva y persistente", dijo la funcionaria.

Crawford también afirmó sentirse estupefacta, enfadada y avergonzada por el trato que recibió Qatani.

"Si permitimos este tipo de cosas, ¿cómo podemos objetar cuando nuestros hombres y mujeres del ejército u otros en el servicio exterior, son capturados y sometidos a las mismas técnicas"?, se preguntó Crawford.

"¿Cómo podemos quejarnos? ¿Qué autoridad moral tenemos para quejarnos?. Creo que la hemos perdido".

Según un informe de la organización Amnistía Internacional, Qatani fue obligado en diversas ocasiones a vestir ropas de mujer y fue atado a una cuerda y obligado a simular ser un animal.

El ciudadano saudí lleva detenido en Guantánamo desde 2002, después de ser capturado en Afganistán.

Las autoridades le acusan de querer participar en los ataques del 11 de septiembre de 2001, por lo que le pusieron el mote de "el vigésimo secuestrador".

Qatani intentó viajar a EE.UU. en agosto de 2001, pero las autoridades le denegaron la entrada.

Pese a la decisión de paralizar el proceso contra Qatani, Crawford dijo que continúa siendo "un hombre muy peligroso".

"No me cabe duda que hubiera estado en uno de esos aviones si hubiera podido entrar en el país en agosto de 2001", señaló la funcionaria.

Cierre de la prisión

A principios de esta semana se supo que el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, emitirá una orden ejecutiva en los primeros días de su mandato para cerrar el centro de detención situado en Cuba.

No se ofrecieron detalles sobre la fecha en la que será clausurada la prisión, pero se espera que tome al menos unos meses.

Días antes Obama había dicho que cerrar la instalación tomaría tiempo.

Según el periodista de la BBC, Jonathan Beale, esas declaraciones de Obama a la cadena ABC desataron una serie de cuestionamientos sobre si fue sincero durante la campaña electoral cuando prometió que clausuraría la prisión.

Quizás por ello sus consejeros se apresuraron a dejar saber que el presidente electo firmará la orden ejecutiva para el cierre del centro.

Lo que no se ha anunciado es cuál será el futuro de Qatani y otros presos que son considerados demasiado peligrosos para ser liberados, pero a los que puede resultar imposible llevar a juicio.

No hay comentarios.: